Compresión de la perspectiva

// Comentar
Perspectiva
Foto de Alexandre Dulaunoy en Flickr
Leía recientemente sobre el tema de la compresión de la perspectiva. ¿De qué se trata? Bien, simplemente de fenómeno que se observa cuando hacemos fotos con un teleobjetivo (distancias focales largas) de forma que la perspectiva de la escena se comprime. Dicho de otra forma los objetos que están en distintos planos y por tanto a distintas distancias aparecen mucho más próximos en la imagen.

Me gustaría a mi también dar mi punto de vista sobre este tema ya que creo que la explicación es sencilla y además hay un mito que creo que vale la pena desmontar.

Compresión de la perspectiva

El fenómeno de la compresión de la perspectiva se explica teniendo en cuenta que el factor principal que influye no es otro que la distancia entre el observador y el sujeto. Lo explicaba en un capítulo del curso de foto de este blog dedicado a la perspectiva, dónde decíamos que es un factor que NO depende de ningún ajuste de la cámara ni del objetivo. Simple y llanamente, cuanto más relativamente cerca estoy de un objeto, más grande aparecerá. Punto final.

Ahora bien, ¿qué tiene que ver entonces el teleobjetivo o el angular en todo esto? Efectivamente, lo que solemos decir es que el angular facilita las imágenes con grandes perspectivas o que el teleobjetivo las comprime, pero en realidad el objetivo (o mejor dicho la distancia focal) per se no es el que hace la magia de crear la perspectiva. Lo que pasa en realidad es que al tener un objetivo que nos da un mayor o menor ángulo de visión, hace que variemos nuestra posición relativa con el objeto a fotografiar, y por tanto, ahora sí, varíe la perspectiva.

Pongamos un ejemplo: retrato en un exterior donde tenemos a nuestro modelo a unos diez metros de distancia del fondo.

Primer escenario: usamos un angular, pongamos un 18mm

Al usar el angular, cubrimos un gran campo de visión, y por tanto, para mostrar correctamente a nuestro sujeto, nos tendremos que acercar. Ahí está la clave. Como me acerco al sujeto, este aparecerá relativamente más grande que el fondo.
Digamos por ejemplo que nos hemos situado a un metro escaso del modelo y que por tanto estaremos a unos once metros del fondo. Puesto que la diferencia entre 1 y 11 es relativamente alta, estaremos exagerando la perspectiva. Por tanto el tamaño aparente de los objetos situados a 1 y 11 metros será muy dispar haciendo que los situados a 11 metros aparezcan relativamente pequeños.

Segundo escenario: usamos un teleobjetivo, pongamos un 200mm

En esta ocasión sucede justo lo contrario, cubrimos una porción pequeña del campo visual. De nuevo, para poder encuadrar a nuestro modelo debemos alejarnos de él.
Supongamos que en esta ocasión me alejo del modelo unos diez metros y que, por tanto, tendremos el fondo a unos veinte metros de distancia. En esta ocasión las distancias hasta el modelo y el fondo son de 10 y 20 metros, por lo que la diferencia no es relativamente tan alta (en el caso anterior era de 1 a 11). Por lo tanto, como las distancias son relativamente más próximas, la perspectiva queda más igualada, o dicho de otra forma, la perspectiva se comprime.

Un mito a desmontar: el objetivo causa la perspectiva

Más que un mito esto es quizá un abuso del lenguaje. Es decir, no es que el tipo de objetivo, o en realidad la distancia focal que utilicemos, sea la causa de que obtengamos una perspectiva más o menos exagerada. En realidad lo que queremos decir es que por el mero hecho de usarlos y usar diferentes distancias focales, nos vemos forzados a modificar nuestra posición, y por tanto variar la distancia relativa entre los objetos. Es esta distancia relativa la que en realidad explica los cambios de perspectiva.

Usos prácticos de la perspectiva

El uso de la perspectiva es un componente compositivo muy potente. Si la queremos exagerar, nos permite dirigir la mirada del espectador para destacar nuestro sujeto. Además nos dan gran sensación de espacio y nos permiten plasmar mejor las tres dimensiones del espacio.

Un ejemplo en la siguiente foto dónde el autor a usado la perspectiva para destacar al chico del primer plano. Ha conseguido trazar unas líneas muy potentes que dirigen la mirada hacia la parte inferior derecha del cuadro. Si además le ponemos una puesta (o salida) de sol pues lo acabamos de redondear.

Ejemplo de foto con perspectiva
Foto de Azeez Bakare en 500px

Por otro lado si decidimos comprimir la perspectiva conseguimos el efecto de eliminar todas las distracciones que nos podemos llegar a encontrar en la escena consiguiendo centrar la atención en nuestro sujeto. La forma de alcanzar el objetivo es diferente pero al final el objetivo es el mismo; destacar a nuestro sujeto y dirigir la mirada del observador hacia lo que queremos explicar.

En la siguiente foto fíjate que el autor a conseguido anular el fondo con lo que le da el protagonismo a la pareja de novios. Da la sensación que el fondo está justo detrás de ellos....o dicho de otra forma, ha comprimido la perspectiva. Le añadimos un poco de humor y nos queda una foto maravillosa.

Ejemplo de foto con compresión de la perspectiva
Foto de Doug Levy en 500px

Y tu ¿Conocías el concepto de la compresión de la perspectiva? ¿te gusta este elemento compositivo?


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario!