Resumen del 2013

// Comentar


Llegamos a fin de año 2013 y es tiempo de hacer un pequeño resumen de lo acontecido en este blog donde vamos contando aspectos interesantes del mundo de la fotografía así como mis experiencias en el programa Google Fotos de Negocios. En primer lugar, comentaros que este año he compartido con vosotros 48 entradas, tocando diferentes temas. A principios de año acabé el curso de fotografía con los capítulos acerca del flash. Pasamos por algunos consejos de cómo hacer fotografías en modo automático y por una serie de artículos que trataban sobre el difícil tarea de hacer fotos a los niños. Todo esto salpicado con las novedades acerca de mi trabajo con Google, como por ejemplo el realizado en el Evenia Olympic Palace.

Espero que os haya gustado!!

Finalmente me gustaría desearte todo lo mejor para el 2014. Deseo que lo rellenes de buenos momentos y ¡qué les hagas muchas fotos!


Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico

Cómo hacer un retrato en clave baja

// 7 comentarios
Autorretrato en clave baja


El retrato en clave baja es una técnica fotográfica que consiste en intentar controlar la luz de forma que iluminamos al sujeto mientras que el fondo lo mantenemos totalmente negro. La técnica permite obtener imágenes muy dramáticas y llamativas.

Si me preguntas de dónde viene el término "clave baja" confesaré que no lo sé. Imagino que proviene del término en inglés "low key".... En contraposición existe también la técnica en "clave alta", que ya te puedes imaginar que consiste en todo lo contrario, en conseguir imágenes que se caracterizan por la ausencia de sombras y el predominio de la luz.

Bien, pero volviendo al tema ¿cómo conseguimos hacer un retrato en clave baja? ¿qué necesitamos? Deja que te lo explique a continuación y seguro que te sorprende lo sencillo que puede llegar a ser ya que nos basta y nos sobra con una única luz (flash) para llevarlo a cabo.

Ajustes de la cámara

Lo primero que debemos tener en cuenta es que no es necesario encerrarse en un cuarto totalmente oscuro para hacer este tipo de fotografía. De hecho podemos usar cualquier espacio interior e incluso es posible hacerlo en un exteriores sin ningún problema. Entonces, ¿como puede ser que obtengamos una imagen totalmente negra?

La solución es muy simple. Lo primero que debemos hacer es intentar ajustar la cámara de forma que, sin disparar el flash, obtengamos una foto totalmente negra. Para ello, recuerda que podemos ajustar tanto la apertura, como la velocidad de obturación como la sensibilidad. Si cerramos la apertura, aumentamos la velocidad de obturación o reducimos la sensibilidad hacemos que nuestra cámara capte menos luz hasta un punto en que lo que obtenemos es una fantástica imagen en negro. Sólo un pequeño recordatorio. Vamos a disparar un flash, así que recuerda que no podrás aumentar la velocidad de obturación hasta más allá de la velocidad de sincronización del flash (¿recuerdas aquello de las cortinillas del obturador?). En mi caso, ese límite está en 1/200.

Esto es lo que he hecho recientemente en una sesión de autorretrato. Los ajustes que decidí para mi cámara fueron: f11 o f16, 1/125 i ISO100. Estuve jugando con un par de aperturas obteniendo resultados ligeramente distintos. Como decía, con estos ajustes en la cámara y sin flash, la imagen obtenida es una fenomenal foto en negro, nada más....¡vamos bien!

El flash

El segundo componente fundamental para hacer una foto en clave baja es el flash. Puesto que los ajustes de la cámara hacen que no captemos absolutamente ninguna luz ambiental, la luz del flash será la única que queremos que aparezca. Es de esta forma que conseguimos el efecto de que buscamos.

Para la sesión de autorretrato ajusté el flash a una potencia bastante menor a la que se correspondería a los ajustes de la cámara. Es decir una luz bastante débil. Está ajustado unos cuatro o cinco pasos por debajo, aproximadamente a f5,6 e ISO 200. En definitiva, la idea es controlar la luz del flash rebajando su potencia.

Otro elemento que he usado en el flash es un snoot, que no es nada mas que un cono metálico que se adapta a la cabeza del flash. Este elemento hace que la luz se concentre en una zona muy determinada y de esta forma podamos controlar perfectamente la dirección hacia donde la dirigimos. Yo utilizo un snoot de un kit de accesorios de flash de la casa FalconEyes (ver imagen más abajo) pero el mismo efecto se puede conseguir simplemente creando un cono con una cartulina negra que se puede enganchar a la cabeza del flash. Hay muchas alternativas "hágalo usted mismo" en Internet, algunas muy divertidas, para construir un snoot casero...si te interesa sólo tienes que bucear en el universo de Internet.

Snoot colocado en la cabeza del flash
Snoot en la cabeza del flash


La posición donde situamos el flash también es muy relevante. Puesto que queríamos darle al retrato un aspecto muy dramático, la decisión fue la de situar el flash en una posición muy lateral, digamos a unos 60 grados del sujeto, sin llegar a estar en perpendicular. Parte de la decisión de colocarlo en esta posición también depende del espacio que uno disponga entre el sujeto y el fondo. Queremos evitar que la luz del flash se refleje en el fondo pero si disponemos de poco espacio y colocamos en flash muy centrado, corremos el riesgo que también quede iluminado y perdamos así el efecto que queremos. La forma de evitar esto es situar el flash en una posición lateral. Decir también que el flash está situado a unos 2 metros de altura aproximadamente para que quede por encima de la cabeza.

El flash está disparado de forma remota desde la cámara mediante unos transmisores remotos. Lo puedes ver en la imagen superior colocado justo entre el cuerpo del flash y el trípode.

Las poses

Como siempre, en el momento de hacer un autorretrato, el momento duro es el de posar delante de la cámara. En este caso, hay que prestar atención a la posición del flash. Al usar el snoot, debemos de ser precisos con la colocación, ya que podemos estar iluminando una zona totalmente diferente a la deseada.

Jugué con la colocación del flash a ambos lados de la escena y con varios tipos de poses, mirando a un lado,  mirando al otro, mirando al flash directamente. Finalmente pude obtener alguna imagen interesante ¿no te parece?

Autorretrato en clave baja
Flash situado a la derecha y mirando hacia adelante

Autorretrato en clave baja
Flash situado a la derecha y mirando hacia la luz

Autorretrato en clave baja
Flash situado a la izquierda y mirando hacia adelante. Procesado en Blanco y Negro


Y tu ¿te atreves a probar con la técnica de la clave baja? ¿lo ves complicado?



Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico

Cómo hacer una foto de perfil corporativa uno mismo

// 2 comentarios

Hace unos días decidí que debía renovar mi foto de perfil de varios sitios sociales como facebook, twitter etc. También recientemente, por temas de trabajo, he tenido la necesidad de renovar mi foto corporativa. Entre las opciones disponibles, he decidido hacerla yo mismo....vaya, lo que sería un autorretrato. Te explico a continuación cuál ha sido todo el proceso:

El escenario

Claro, empecemos por el principio. La primera decisión es el escenario de la toma. Yo tuve claro que debía ser en casa. Prefería un interior a un exterior ya que en la época en la que estamos ya (Noviembre) pensé que lo más cómodo era hacerlo en casita. Además ya tenía pensado un par de rincones de la casa dónde podría hacer las fotos. Ambos rincones tienen una pared sin ningún tipo de distracción, cosa que permitiría tener un fondo uniforme, justo lo que necesito para mi foto.

El primero de los rincones es una habitación que utilizamos como estudio con el ordenador y los libros (sí sí, ¡también la plancha!). Es una habitación relativamente pequeña por lo que el margen de maniobra es menor. También en la pared del fondo hay un cuadro colgado y el interruptor de la luz, cosa que pretendía evitar tratando de encuadrar justo en la zona libre de estos elementos. El segundo rincón que tenía pensado era el comedor. Allí el margen de maniobra es mayor ya que el espacio es más grande, y justo una de las paredes está libre totalmente de cualquier elemento. A pesar de no haber un espacio exagerado, dispongo de 3-4 metros libres para moverme.

Finalmente, y tras algunas pruebas, la decisión fue utilizar el comedor.

El equipo utilizado

Tenía claro que necesitaba un punto de luz (flash) que iba a situar en un punto elevado por encima de mi cabeza de forma que la luz me llegara de forma lateral. Así que dispuse de mi flash SB-900 en un trípode a unos 2m de altura digamos a unos 45-60 grados de donde me iba a situar. Además coloqué un pequeño beauty-dish acoplado al flash. Este complemento permite que la luz del flash se difumine proporcionando luz suave a toda la escena. El flash lo disparaba con un juego de disparadores Cactus V5 situados en la cámara y en el flash.

El flash está disparando en  modo apertura "A". Este es un modo muy útil en los flashes de Nikon ya que permite ajustar el flash con los ajustes de la cámara. De esta forma el flash proporciona la luz adecuada para esos ajustes. Esto es importante ya que, al disparar de forma remota con unos disparadores externos, la información de la cámara no se trasmite al flash. Sin embargo, esta opción del flash de Nikon, permite ajustarlo y ya entonces podemos situarlo en cualquier punto sin que nos tengamos que preocupar por la intensidad del mismo.

Utilicé un objetivo fijo de 50mm f1.8. Este objetivo es ideal para retratos por su gran luminosidad, y a pesar de contar con una focal fija, no fue problema una vez encontrado el encuadre que mejor encajaba en la foto. Ajusté la cámara a ISO 200, f2.8, 1/200.

Coloqué la cámara en un trípode aproximadamente a 1.75m de altura y acoplé un disparador manual con la intención de evitar al máximo cualquier movimiento de la cámara.

El modelo y las poses 

Bien, vamos con lo duro del tema, posar para hacer un autorretrato. Efectivamente, en general no nos gusta posar para hacer una foto, imaginad cuando uno está acostumbrado a estar al otro lado del visor. Pues nada, ánimo. Intenté ser aplicado y utilizar recursos para el momento de posar.

Primero de todo la posición ante la cámara. Tenía clarísimo que quería una pose en la que los hombros estuvieran desplazados, uno delante del otro. Quería evitar la foto con las espalda totalmente recta estilo "DNI". Girando un poco el cuerpo se consigue ese efecto resultando en una imagen más dinámica.

Por otro lado intenté colocar el hombro más cercano a la cámara un poco por debajo del otro hombro, de forma que da la sensación que "te acercas" a la cámara.

Fíjate en la fotos de más abajo. En la de la de la izquierda el hombro más cercano a la cámara aparece más elevado que el más alejado. Esto da sensación de "alejado". Sin embargo, en la foto de la derecha se produce el efecto contrario. El efecto es sutil y sólo es necesaria una pequeña diferencia de posición para conseguirlo.

Otra cosa que intenté es mover la barbilla un poco hacia adelante. Aunque sea mínimamente, este ligero movimiento hace que no se formen bolsas en el cuello y es más favorecedor que tener la cabeza totalmente recta.

Finalmente procuré tener la cabeza recta a pesar de estar de medio perfil. Quería evitar aparecer con la cabeza inclinada ya que no encuentro que sea nada favorecedor (mis amigos ya conocen esto cuando les corrijo en el momento de hacerles fotos jejeje).

Como te puedes imaginar, intenté varias opciones de posado, de un lado y del otro. La verdad es que no tengo preferencia por ninguno. Elegí finalmente una de las fotos en la que tengo una mejor expresión

La toma

Pensaba accionar yo mismo el disparador, pero me di cuenta que el cable apenas alcanza un metro. Así que decidí pedir la ayuda inestimable de Silvia, mi mujer. Con ella decidimos el mejor encuadre y la mejor posición para realizar la toma, justo en un lugar dónde el encuadre no cortara por ningún lado y colocando el flash en la posición deseada.

Silvia entonces me ayudó a hacer las fotos de forma que a medida que iba cambiando de pose, ella iba disparando la cámara.


¿Te has encontrado alguna vez en la situación de tener que hacer un autorretrato? ¿Cuál ha sido tu experiencia? Compártela en la sección de comentarios de esta entrada


Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico

Hacer fotos a niños - El flash (7 de 7)

// Comentar
Foto de jeppe2 en Flickr



El flash

Hablemos finalmente de el flash cuando lo usamos para hacer fotos a los peques. 
El flash es un dispositivo que vamos a usar cuando disponemos de poca luz. La luz que nos va a dar el flash es una luz muy puntual y directa, es decir, una luz dura cómo hablábamos en el primer capítulo de esta serie de posts sobre hacer fotos a niños.

Si usamos el flash de forma directa, vamos a hacer uso de esta luz dura y por tanto vamos a provocar sombras y contrastes muy acentuados en el retrato que estamos intentando realizar. Esto no es malo, sólo que lo debes tener en cuenta. Si no hay otra forma de evitarlo, simplemente debes ser consciente.
Pero un momento,  ¿hay alguna forma de usar el flash y sin embargo obtener luz suave? Pues sí, sí que la hay. Veamos dos formas:

1 - Difumina la luz del flash

El principio de acción de difuminar la luz del flash es muy simple. Se trata de provocar de alguna forma que la luz puntual del flash se difumine, y que por tanto, se suavice. De esta forma obtendremos resultados más naturales y agradables. 

Actualmente se comercializan diferentes mecanismos para difuminar la luz del flash, desde los más sencillos a los más profesionales. Se trata de artilugios que se sitúan frente al flash y que difuminan la luz. Existen también muchos recursos en internet que explican soluciones “hágalo usted mismo” bastante imaginativos. Por ejemplo el que propone simplemente colocar un vaso de plástico blanco delante de la luz del flash. Tiene sentido, la luz del flash se difumina por el hecho de pasar a través del vaso de plástico y el efecto se puede apreciar inmediatamente.

2 - Haz rebotar la luz del flash

Esta solución quizá no sea tan obvia. El principio de acción es el mismo que en el caso anterior, sólo que ahora no vamos a situar nada delante de la luz del flash, sino que vamos a hacer que la luz del flash rebote en alguna superficie....por ejemplo, el techo (siempre que podamos claro está). Efectivamente, si lanzamos un flashazo hacia el techo, la luz volverá a bajar de forma mucho más difuminada. Lo que hacemos en esta ocasión es que aumentamos la superficie desde dónde proviene la luz, y por tanto la estamos suavizando.

Te pongo un ejemplo de un flash rebotado en el techo. En esta ocasión es una foto realizada en una fiesta infantil. El espacio es una sala habilitada para la ocasión que requería el uso del flash.



El flash está montado encima de la cámara y está apuntando hacia el techo. La luz obtenida es suave y no crea sombras marcadas. Si te fijas un poco, verás el destello del flash rebotando en el techo en el reflejo de las maracas. Como ves, la luz venía de la parte superior abarcando una zona bastante amplia, lo que difumina la luz y permite que obtengamos un resultado bastante natural.
Nota sobre la foto: se trata de un recorte de una foto más amplia de la que he recortado a mi hija Noa para mostrarla en esta entrada. El recorte está un poco forzado para no incluir a ningún otro niño.

En flashes externos avanzados o profesionales esta opción es bastante sencilla de llevar a cabo, ya que podemos dirigir la cabeza del flash muy fácilmente hacia el techo. Si estamos usando el flash incorporado en nuestra cámara, entonces tendremos que recurrir a soluciones que existen hoy en el mercado para hacer rebotar la luz en el techo.

Si tienes curiosidad también existen muchas soluciones “hágalo usted mismo” que están fácilmente disponibles en Internet.

Los ojos rojos

Efectivamente, los ojos rojos son el principal problema cuando usamos el flash. Los ojos rojos se producen cuando dirigimos la luz directa del flash hacia los ojos, y es el resultado del reflejo de la luz proveniente de la retina. Al estar la retina llena de vasos sanguíneos provoca que la luz reflejada sea de color rojo.

¿Cómo evitarlo? venga, te explico tres formas

1 - Difumina el flash

Efectivamente, justo lo que te acabo de contar más arriba Si difuminas esa luz intensa y la suavizas, evitarás el efecto de los ojos rojos ya que la luz no llegará de forma tan intensa a los ojos. Lógico ¿no? Ya tienes un motivo más para intentar difuminar la luz del flash o para hacerlo rebotar en una superficie amplia como el techo. Además de conseguir una luz más suave, evitarás en cierto modo el efecto indeseado de los ojos rojos.

2 - No mirar directamente a cámara

También parece lógico ¿a que sí?. Simplemente indicando a tu pequeño/a que desvíe la mirada un poco más allá de la cámara, evitaremos que el reflejo sea captado de nuevo por la cámara, y así evitamos el efecto de ojos rojos. No es necesario que desvíe la mirada demasiado, no es necesario que ahora todas las fotos que hagas sean todas ¡de perfil!. Simplemente con desviar la mirada un poco ya evitamos el efecto. Prueba por ejemplo a decirle a tu pequeño que mire un par de palmos más allá de la cámara. Extiende tu mano unos 50cm e indícale dónde quieres que mire. Con eso seguramente será suficiente.

3 - Modo reducción ojos rojos

Algunas cámaras ofrecen un modo de reducción de ojos rojos. Esto lo que hace es que simplemente lanzan unos destellos previos al flash definitivo. Esto provoca que la pupila del ojo se cierre un poco, evitando en cierta forma el efecto de ojos rojos. No es el método más efectivo pero siempre se puede probar. El principal problema es que al disparar varios destellos previos, el tiempo necesario para hacer la toma se alarga. Ya sabemos que los niños son muy movidos así que si usas el modo de reducción de ojos rojos te será un poco más complicado captar "ese momento".

Los reflejos en las gafas 

Otro típico dolor de cabeza son las gafas. Efectivamente, cuando usamos el flash y nuestro protagonista lleva gafas, tenemos un pequeño problema. El destello del flash se puede ver reflejado y arruinar una preciosa foto.

Las soluciones para evitar este efecto pasan, como en el caso anterior en: difuminar el flash, o en no mirar directamente a la cámara. El principio es el mismo, al evitar que luz intensa se refleje de vuelta en la cámara, evitaremos este efecto.

Otra forma de evitar el reflejo en las gafas, que quizá no sea demasiado práctico poner en práctica con niños, es inclinar las gafas un poquito, de forma que miren ligeramente hacia abajo. No tiene que ser mucho, simplemente un poco para que en el caso de que haya un reflejo, éste rebote en una dirección que no incida en nuestra cámara de nuevo. 


Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico

Hacer fotos a niños - No cortes articulaciones (6 de 7)

// Comentar


Recordaré para siempre una clase de fotografía en el Centre Cívic Can Basté. A los alumnos nos tocó aquel día llevar fotos para un ejercicio de "mostrar el movimiento". Para esa ocasión elegí una foto que hice en un partido de futbol sala. La foto era la del momento del saque inicial. Consistía en los pies de un jugador que, al ser un movimiento rápido y junto con la baja velocidad de obturación de mi cámara, aparecieron movidos sugiriendo la sensación de movimiento de aquel momento inicial del partido. Es justamente la foto que encabeza esta entrada.

La profesora, Rebeca, miró la foto y tras pensarlo unos segundos, preguntó a todos los demás qué veían en esa foto. En concreto si veían algo extraño. Todo el mundo se lanzó a opinar sobre que si estaba un poco oscura (cierto) etc...Rebeca se estaba refiriendo a algo totalmente distinto y aprovechó para explicarnos algo que ya nunca podré olvidar.

Resulta que los pies del jugador estaban muy bien y había conseguido captar el movimiento a la perfección, pero el encuadre le cortaba las piernas justo por la altura de las rodillas. ¡Pecado mortal! Creo que las palabras textuales fueron algo así como "están ahí como colgadas ¿no?"....

Cuando fotografiamos a niños y a personas en general, debemos procurar NO cortar nuestro encuadre por las articulaciones. Si lo hacemos le damos un aspecto poco natural e incluso desagradable a la imagen. Esto aplica entonces a cuello, hombros, codos, muñecas, cadera, rodillas, tobillos...

Así que fíjate por dónde pasa tu encuadre y evitarás alguna foto con aspecto poco agradable. Hay veces que no nos damos ni cuenta que hemos cortado nuestro encuadre justo por una articulación. El caso típico es cortar una mano justo por la muñeca. Encuadras, todo parece ir perfecto y luego cuando revisamos la toma....sorpresa, nos falta una mano. El matiz es muy pequeño; si cortamos por la articulación, el resultado es un poco desagradable, en cambio cortar en un punto intermedio entre dos articulaciones no produce ese efecto.

El cuello suele ser otro caso típico. Llenamos el encuadre tal como decíamos en otra entrada anterior, nos acercamos a nuestr@ protagonist@..... y vaya, nos damos cuenta que hemos encuadrado justo por el cuello. Sólo es necesario que incluyas un poco más de hombros y bajes un poquitín el encuadre para hacer desaparecer el efecto desagradable


Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico

Hacer fotos a niños - Los ojos lo son todo (5 de 7)

// Comentar


Los ojos

Los ojos son el elemento más importante en un retrato. Como seres humanos somos extraordinariamente buenos analizando los ojos de las personas. Identificamos ojos de alegría, de tristeza, de preocupación.

Desde el punto de vista fotográfico, centramos nuestra mirada de espectador en los ojos de la persona fotografiada, y por tanto es el elemento que debemos destacar en nuestro retrato. Es más, podemos obviar las otras partes de la cara y seguir obteniendo un buen retrato, tal como hemos comentado en otras entradas.

Es por tanto fundamental obtener imágenes de nuestros pequeños con unos ojos bien expresivos ya que nos va a determinar el resultado final. Importante también va a ser la posición donde vamos a situar estos ojos dentro del encuadre. Para ello en fotografía existen reglas compositivas de muchos tipos. Posiblemente la más famosa de ellas sea la regla de los tercios. 

La regla de los tercios

Foto tomada desde altfoto.com

La regla de los tercios propone que dividamos el encuadre con dos lineas horizontales y dos lineas verticales de forma que dividamos el encuadre en tres bandas horizontales y tres verticales respectivamente (de ahí el término “tercio”). 

La regla dice que los elementos situados sobre esas líneas, resaltarán mucho más ya que crean cierta tensión en la composición que hace que prestemos más atención. Además los elementos situados en los puntos de intersección de las líneas horizontales y verticales tendrán una fuerza aún más destacada. En contraposición, los elementos que situamos justo en el centro del cuadro generalmente no llaman nuestra atención, y son en general fotos más previsibles y no tan sorprendentes. Bueno, es simplemente una regla compositiva que podemos utilizar y que nos puede servir de guía cuando estemos disparando con nuestra cámara. Como siempre decimos las reglas están bien conocerlas pero no se han de convertir en dogmas. Vale la pena conocerlas y experimentar con ellas.

Volviendo al tema de hacer fotos a niños, situar los ojos de nuestr@ protagonist@ aproximadamente en alguno de los tercios (el superior normalmente) e incluso hacer concidir uno de ellos en el punto de intersección, suele dar un buen resultado. ¡Intentalo en tus próximas fotos!

La mirada

Otro concepto que va a captar de inmediato al espectador de nuestra foto va a ser la mirada. La mirada nos guía como espectadores hacia una dirección y eso lo podemos aprovechar.

Suele funcionar muy bien el recurso de encuadrar al niño/a de forma que dejemos más espacio hacia el lugar hacia dónde mira. Es decir, si mira hacia nuestra derecha, situaremos al niño/a a la izquierda del cuadro, y de esta forma dejaremos más espacio en el lado derecho del encuadre. Esta forma de encuadrar ayuda a explicar la historia que queremos reflejar. Le “damos aire” a la composición y obtenemos una imagen natural.

Incluir el elemento al que el niño/a está mirando también es un elemento compositivo muy poderoso. Si está mirando un juguete, un objeto etc. es interesante incluirlo también en el cuadro ya que explicará la historia de esa foto. Si lo que el niño/a está mirando es otra persona, el juego de miradas también resulta muy poderoso visualmente hablando. Nuestro cerebro elaborará la historia de forma inmediata a partir de la imagen que tomemos. Como te decía, como seres humanos somos extraordinariamente buenos reconociendo personas y en particular interpretando lo que las expresiones faciales nos quieren decir. Un juego de miradas es un elemento muy apetitoso para nuestro cerebro que inmediatamente interpretará la situación y le llamará la atención.


Conclusión

Los ojos es lo más importante en un retrato. Asegurar que captamos bien la expresión de los ojos así como una buena colocación dentro del encuadre suele ayudarnos a obtener una buena imagen. El juego de miradas, si es posible obtenerlo, es otro elemento compositivo interesante que podemos captar.


Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico

El vídeo promocional de Google Fotos de Negocios

// Comentar


Sobre el mes de marzo de este año me llamó mi coordinadora de Google diciendo que estaban en el proceso de realizar un vídeo promocional para el programa de Google Fotos de Negocios tomando testimonios de establecimientos publicados en Barcelona. La sorpresa fue cuando me explicó que uno de los elegidos había sido la Cistellería Siscart, justamente uno de los primeros trabajos que hice en Noviembre de 2012.

Así pues Google encargó a dos chicos de una productora americana (David y Erick) el realizar una entrevista a Mª Joana Siscart, la propietaria del establecimiento, y el tomar las correspondientes imágenes para ilustrar el vídeo promocional.

Tuve el placer de acompañar tanto a Mª Joana Siscart como a Pepo, su hijo, en el proceso de grabación del vídeo facilitando las traducciones durante la entrevista. Una gran experiencia y una gran oportunidad haber podido participar en el proceso.

El resultado de la pieza no ha quedado nada mal. Lo podéis ver aquí mismo. ¡Disfrutadlo!


Hacer fotos a niños - Acércate más (4 de 7)

// Comentar

Acércate más

Recuerdo haber leído en algún sitio la cita de un fotógrafo dónde recomendaba la forma que el tenía él para hacer buenas fotos. Decía algo así como: Acércate a lo que quieras fotografiar hasta que en la imagen que obtengas no sepas distinguir de qué se trata. En ese punto da un paso atrás y esa es la foto que debes tomar

Acércate y llena el encuadre

No hay que tomar esta cita de forma literal, sino que hay que captar la idea de lo que quiere decir: llena el encuadre, no tengas miedo a acercarte. Este es un consejo que se puede aplicar en muchas ocasiones y para muchos tipos de fotografía, pero aplica especialmente cuando los protagonistas son las personas en general y en particular los niños. Efectivamente, ¡acércate!. Llenar el encuadre es un elemento compositivo muy potente. ¡Pruébalo! 

Si llenas el encuadre haces que la atención del espectador se centre en lo que tu quieres fotografiar y evita que se distraiga con otros elementos que no son el objetivo principal de tu foto.

Además, puedes intentar encuadres que siempre nos han parecido incorrectos pero que no lo son. ¿Recuerdas aquello de que no debemos recortar la cabeza para nada? No es cierto, pruébalo y verás. Prueba a acercarte tanto que llegues a recortar un poco de la cabeza por la parte superior. No pasará nada, la foto que obtendrás es posible que sea muy válida.


Mira por ejemplo la foto de más arriba. Es un primer plano y se ha llenado el encuadre con mi hija Noa. A pesar de que no se ve ningún otro elemento, seguro que adivinas que estaba haciendo unas manualidades con mucha atención. Fíjate en el encuadre también; efectivamente se ha recortado parte de la cabeza pero aún con eso la foto es más que correcta ¡no pasa nada!

Tampoco pasa nada por excluir de la foto el “entorno”. Es muy común oír eso de que queremos tomar la foto del niño/a con lo que tiene alrededor; “que salga el cubo y la pala y así nos acordaremos de este día que estamos pasando a la playa” ¿te suena algo parecido? Pues ahora pregúntate a ti mismo, ¿Qué es más importante tu hijo/a o el cubo y la pala? Vale, creo que estamos de acuerdo ¿no?



Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico

Hacer fotos a niños - El fondo importa (3 de 7)

// 2 comentarios

El fondo importa

Cuando fotografiamos a nuestros pequeños tenemos un objetivo claro: que ellos sean los protagonistas de ese momento y de esta forma perpetuarlo en una imagen. Es por esto que en esta serie de artículos sobre consejos para hacer fotos a los niños vamos a hablar de conceptos de composición fotográfica, que no tienen otro objetivo que ayudarnos a que el protagonista de nuestras fotos realmente destaque.

El primer consejo compositivo que te puedo dar entonces es el de comprobar el fondo de tu imagen. Efectivamente, fíjate en lo que hay detrás del protagonista de la foto ya que el fondo importa...y mucho.
Un fondo despejado de distracciones provocará que la mirada del espectador se concentre en el/la protagonista de la escena. Despejamos la zona para de esta forma dirigir la mirada del espectador hacia dónde nos interesa. 

Ejemplo de foto con fondo despejado


Fíjate en la imagen de más arriba. Es una foto realizada en una piscina. El fondo es el agua y no hay absolutamente nada más.  Es un fondo sin distracciones que hace que Noa destaque poderosamente.

En cambio, si te fijas en la imagen inferior verás el efecto contrario. La cantidad de elementos que aparecen en el fondo hace que la foto no tenga la potencia de la imagen anterior. Como espectadores vemos como nuestra mirada se distrae en otros elementos como los colores de los juguetes. A pesar de haber captado una situación divertida de un momento de juegos infantiles, la foto pierde su fuerza al no haber elegido bien el fondo apropiado.

Ejemplo de foto con fondo con distracciones

¿Te has fijado que Noa tiene la cara pintada? ¿Has tenido que volver a mirar la foto? a eso es a lo que me refiero. Las distracciones del fondo distraen nuestra atención y la desvían de nuestro protagonista.

¿Qué puedo hacer para obtener un fondo adecuado?

Te voy a explicar tres formas de obtener fondos más adecuados y que persiguen exactamente el mismo objetivo que mencionábamos más arriba; evitar tener distracciones innecesarias y centrarnos en el/la protagonista de la foto.

Despeja el fondo

Vale esta es muy obvia, pero es la primera opción de todas. Si tienes un fondo que puede distraer tu foto, simplemente modifica el fondo. Quita los elementos que puedan distraer tanto como puedas para dejar un fondo lo más despejado posible. Es fácil decirlo, lo admito, y sé que en muchas ocasiones esto no es posible ya que el fondo es el que es y no lo podemos despejar de ninguna forma. ¿Qué hacemos entonces?

Muévete

Efectivamente, moverse un poco es muchas veces una buena opción. Variando un poco la posición, ya sea la del niño/a o ya sea la tuya como fotógrafo, resolvemos la situación. De nuevo, la idea es la misma, muévete de forma que el fondo que obtengas en tu imagen esté lo más despejado de distracciones posible.

Busca varias posibilidades; puedes moverte de forma lateral de forma que el fondo que obtengas sea ya el adecuado. Otra cosa que puedes intentar es buscar un punto un poco más elevado ya que un "fondo" que normalmente está muy despejado es el suelo. Fíjate en la foto de más abajo dónde se ha elegido un punto de vista un poco más elevado para poder incluir gran parte del suelo floreado que actúa de fondo de nuestra imagen.



Lo mismo pasará si bajas tu punto de vista e incluyes el cielo como fondo. Recuerda que situarte por encima o por debajo del nivel de los ojos de tu hij@ exagera la perspectiva como hablábamos en una entrada anterior cuando hablábamos de situarnos a la altura. Así que ten en cuenta también este efecto en el momento de elegir tu posición.

Reduce la profundidad de campo

Una tercera opción para "anular" el fondo de nuestra imagen es la reducción de la profundidad de campo. Decíamos en otro artículo de este blog perteneciente al curso de foto que la profundidad de campo es la zona de la imagen que aparece enfocada. Es una técnica muy habitual y que permite dejar enfocado a nuestro protagonista mientras desenfocamos el resto. Al hacer esto, el espectador centrará la atención en la imagen enfocada y descartará la zona desenfocada. Aprovechamos este mecanismo para alcanzar nuestro objetivo: centrarnos en el/la protagonista de nuestra foto.

Si te interesa conocer más cómo funciona la técnica de la reducción de la profundidad de campo te recomiendo que leas el artículo mencionado más arriba.

Conclusión

El fondo de nuestra foto es muy importante ya que puede introducir distracciones al espectador. Obtener un fondo sin distracciones hace que nuestras fotos llamen la atención del espectador así que será siempre deseable en nuestras composiciones. 



Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico

Hacer fotos a niños - Sitúate a la altura (2 de 7)

// Comentar

Sitúate a la altura

Sí, los pequeños de la casa son...los pequeños, esos que están allá abajo jugueteando por la habitación, correteando por el parque, etc. Pequeños pequeños, claro...

Ahora viene el momento de hacerles fotos y nos disponemos cámara en mano y ... a disparar.
Hasta aquí todo bien, pero fíjate en una cosa. Los niños son más pequeños que tú, en general claro. Si simplemente tomamos nuestra cámara y les enfocamos, haremos que todavía aparezcan más pequeños en nuestras fotos. Desde nuestra altura hacia dónde ellos se encuentren, estaremos haciendo, sin querer, que todavía aparezcan más pequeños.

Este es un consejo bastante sencillo de llevar a la práctica. Procura situarte a su altura. Baja tu punto de vista y procura situarte a la altura de sus ojos. De esta forma les estas dando la importancia que tienen y evitas que aparezcan allí abajoooo eo eo!




Mira las fotos de más arriba. La primera está hecha desde una posición elevada, desde MI punto de vista. En cambio la segunda está tomada bajando el punto de vista un poco hasta situarme a la altura de los ojos de mi hija Noa. Fíjate que en la primera foto Noa se empequeñece mientras que en la segunda se mantienen unas proporciones equilibradas y un tamaño aparente más real.

¿Por qué se produce esto?

Este efecto de empequeñecer a las personas en general y a los niños en particular se produce gracias al efecto de la perspectiva. Hablábamos de perspectiva en un capítulo del curso de foto y decíamos que la perspectiva es un aspecto que viene determinado única y exclusivamente por la diferencia de distancias entre el observador y los elementos a fotografiar. Es decir, en el caso de las fotos hechas desde un punto de vista relativamente elevado, como cuando hacemos fotos a los niños, la distancia entre el observador y la cabeza del niño es relativamente mucho más pequeña que la distancia entre el observador y sus pies. Al ser esta diferencia muy significativa, exageramos la perspectiva y por eso nos da la impresión de niños "cabezones y con los pies pequeños"

Este efecto se produce en muchisimas ocasiones. Es decir, la perspectiva provoca este efecto. En este caso, la solución es simple, cambiar la posición desde dónde hacemos la foto para que las distancias relativas entre el observador y la persona a la que fotografiamos sean muy parecidas y el efecto de la perspectiva no sea tan exagerado.



Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico

Hacer fotos a niños - Comprueba la luz disponible (1 de 7)

// Comentar

Comprueba la luz disponible

Efectivamente, en fotografía hablamos de captar la luz, sea cual sea. De exterior, de interior....la que sea. Pero ¿son todas las luces iguales? ¿Producen todas los mismos resultados? Bien, la respuesta es que evidentemente no, no todos los tipos de luz son iguales ni producen los mismos tipos de resultados

Luz dura

Ejemplo de foto con luz dura

Venga, vamos a hacer fotos. Sal a la calle y mira de dónde te viene la luz. Perfecto, ya lo tienes, hoy hace un día espléndido con un sol radiante y luminoso. Efectivamente estamos en un exterior y la luz, claro, viene del sol.

Fíjate ahora en como incide la luz del sol sobre tu hijo/a. ¿Cae de forma directa? Si es el caso te encuentras en una situación de luz dura, es decir, luz puntual y directa sobre lo que queremos fotografiar. Este tipo de luz no es mala en si misma, pero tiene el inconveniente que produce sombras muy marcadas. Fíjate en la foto de más arriba porque ilustra precisamente esta situación de luz directa. El efecto se ve exagerado también por la gorra que produce una sombra enorme en la cara, pero de todas formas creo que refleja bien la idea ¿no? 

¿Es esta una situación ideal? Bueno, no es la mejor de las situaciones. Las sombras tan marcadas no son para nada desables en la mayoría de ocasiones ya que generan contrastes muy marcados y no muestran la cara del niño de forma uniforme. En general para este tipo de fotos vamos a preferir otra luz, la que llamaremos luz suave. 

Luz suave

La luz suave es una fuente de luz que no proviene de una fuente puntual sino que viene más dispersa y difuminada, haciendo que de alguna forma, envuelva a nuestro protagonista. Bien, y esta luz suave ¿cómo la consigo si sigo estando debajo de este sol radiante? Veamos algunas situaciones:

Amanecer y atarceder

Muy fácil, fíjate que la luz del sol a primeras horas del día y en las últimas de la tarde no inciden directamente sobre nosotros. En estos momentos del día obtenemos una luz muy indicada para hacer retratos en contraposición con la luz del mediodía que es mucho más directa y dura. Esto se debe a que la luz del sol a esas horas del día nos llega de forma muy oblícua y atenuada dejando de crear esas sombras tan marcadas e indeseadas.

Zonas de sombra

Otra situación en la que podemos encontrar luz suave es situarnos en la sombra. En una zona con sombra nos encontramos que la luz del sol no incide directamente sobre nosotros...Bingo, era eso justo lo que queríamos conseguir. En la foto de más abajo es precisamente lo que obtenemos al situarnos en una zona de sombra; luz suave más envolvente y que no provoca sombras marcadas.

Ejemplo de foto con luz blanda














Uso de difusores

Otra situación en la que vamos a encontrar luz suave es cuando por algún motivo la luz directa y puntual se “difumina” de alguna forma. Si has ido alguna vez a un estudio de fotografía, por ejemplo para hacer fotos de carnet, habrás visto que los fotógrafos utilizan unos difusores de color blanco para difuminar la luz de los flashes. Están consiguiendo luz suave haciendo que la luz atraviese una tela de color blanco. Esto hace que los la luz se disperse y viaje en varias direcciones, en lugar de hacerlo de forma puntual.

Días nublados

Bien, pero ¿como podemos conseguir lo mismo cuando hacemos fotos en el exterior? Muy fácil. De forma natural, el mismo efecto ocurre cuando las nubes cubren el cielo. Efectivamente, las nubes actúan de enorme difusor de la luz del sol y provoca que sea mucho más agradable que la luz directa. 
Así que ya sabes, si se nubla en cielo, !no te olvides la cámara! las fotos de los peques saldrán mucho más favorecidas que cuando estamos bajo la luz directa.

Conclusión

El efecto de la luz suave es que no provoca sombras marcadas y que la luz se distribuye de forma más uniforme. Este es un escenario que vamos a preferir cuando les hagamos fotos a los pequeños de la casa...bueno, en general, la luz suave va a ser nuestra preferida en la mayoría de ocasiones. Así que, siempre que sea posible busca momentos en que tengas luz suave para hacer tus fotos.


Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico

Liquid Lens

// Comentar
Liquid Lenses
Foto tomada de www.nature.com
Recientemente he leído sobre una innovación en el mundo de la óptica en general, con el consecuente interés en el mundo de la fotografía. Esta no es otra que las ópticas líquidas, o en inglés, como se encuentra en la muchas referencias, "Liquid Lenses". ¿Te ha pasado como a mi? ¿una óptica líquida? ¿cómo puede ser eso?

Funcionamiento

Veamos como funcionan estás ópticas entonces. No soy un experto en física ni en óptica así que perdonadme si soy impreciso con los términos que usaré a continuación.

Estas ópticas se forman efectivamente con líquido, o mejor dicho con una mezcla de dos tipos de líquidos transparentes a la que se le hace pasar una corriente eléctrica. Uno de los líquidos de la mezcla reacciona ante una corriente eléctrica mientras que el otro permanece sin reaccionar. En función de la cantidad de corriente eléctrica que se aplica, el líquido toma una forma curva más o menos pronunciada.

Bingo, tenemos una sustancia transparente que forma una superficie cóncava, ¡pues eso mismo es una lente! Además cambiando la cantidad de corriente que se aplica, obtenemos una mayor o menor curvatura, cosa que al parecer nos permite obtener diferentes focales.

Conclusión: obtenemos una lente en la que no hay elementos mecánicos. ¡Genial!

Estos días he estado buscando material para conocer más de este tema. He encontrado un vídeo en youtube que me parece bastante ilustrativo del funcionamiento de las Liquid Lenses. Échale un vistazo y me cuentas:



Lo que me gusta de esta innovación es que ya se puede tocar. Es decir, no estamos hablando de teoría sino que ya puede crear una cámara con este tipo de ópticas. Si eres manitas de la electrónica mira esto.

Aplicación

Hoy por hoy y pese a que se ve que la aplicación en fotografía sería genial, esta tecnología todavía no ha llegado a desarrollar una lente del tamaño suficiente como para poderse acoplar a una cámara de fotos. De todas formas ya existen productos como webcams, lectores de códigos de barras, cámaras de seguridad, etc que ya utilizan esta tecnología.

Espero algún día poder ver una Liquid Lens en una cámara fotográfica ya que de buenas a primeras le veo un par de ventajas a este tipo de tecnología:

Peso: ¡Sí!, el peso de la propia óptica se verá reducido ya que no será lo mismo montar una óptica con sus múltiples lentes de cristal. Imagino que la construcción a partir de un líquido aligerará el peso de nuestras mochilas. 

Coste: Esto es más una esperanza. Me imagino que será tremendamente más fácil y más barato construir este tipo de lentes que el actual proceso de construcción. Como siempre me imagino que en un buen principio no será nada barato, pero cuando esta tecnología este rodada espero que los precios también bajen.

De momento no se ha llegado al punto de poder producir una liquid lens apta para una cámara DSLR así que nos toca esperar un poco para ver objetivos que usen esta tecnología en nuestras cámaras. ¿Para cuando una Liquid Lens en el móvil?

Y a ti ¿que te ha parecido esta tecnología? ¿la conocías? ¿te parece que puede ser una revolución en la fotografía?

Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico

Como hacer fotos de producto con pocos recursos

// Comentar

Recientemente mi amigo Roger me pidió que le ayudara ha realizar una foto de varios productos que iba a incluir en su concurso de presentaciones creativas. Para ello disponía de varios dispositivos: proyectores, una etiquetadora y varios controles remotos y quería hacer una foto del conjunto para poderla publicar en su web. Os presento a continuación cuál fue el proceso.

El escenario

La primera pregunta que nos hicimos fue cómo montar el escenario de la foto. Tras una primera revisión de los objetos que íbamos a fotografiar, decidimos que íbamos a usar la mesa del comedor, ya que íbamos a necesitar espacio para colocar todos los elementos. Roger tenía claro que la composición que le gustaba era en forma de "podio", es decir, colocando algunos elementos más elevados que otros. Para ello colocamos unas cajas de cartón encima de la mesa dónde se colocarían algunos de los dispositivos a fotografiar. Esto nos permitía poderlos incluir todos en una misma toma.

Fondo blanco o fondo negro

Una vez decidido el escenario y el montaje que íbamos a realizar, la siguiente decisión a tomar fue el fondo de la composición: fondo blanco o fondo negro. Como pasa en muchas ocasiones, ante la duda lo mejor fue probar las dos opciones. Anticipamos de antemano que nos iban a gustar más las de fondo negro debido a que le iba a dar un mayor contraste a la toma. Efectivamente así fue; el hecho de tener muchos elementos de color blanco nos hizo decantar por la opción del fondo negro.

Aquí tienes los dos ejemplos de tomas con ambos fondos ¿que opinas?



Para el montaje, aprovechamos una pantalla de diapositivas. La montamos en uno de los laterales de la mesa, y ese se iba a convertir en el soporte que iba a aguantar la tela de nuestro fondo. Con unas simples pinzas de tender sujetamos la tela al soporte y la dejamos caer sobre la mesa. Procuramos dejar las arrugas de la tela bien visibles ya que queríamos darle este efecto a la imagen final.

Disposición de la cámara

Puesto que no disponíamos de demasiado espacio en el fondo de nuestro improvisado escenario y dada la composición en la que dispusimos todos los dispositivos, la cámara se situó en una posición elevada (aproximadamente 1,85m) enfocando hacia abajo. Diría que la cámara formaba un ángulo de unos 45º o incluso 60º con la horizontal sin llegar a estar en posición cenital completamente. Los ajustes elegidos fueron una apertura de f8 para que me diera suficiente profundidad de campo para que todo el conjunto estuviera enfocado. Velocidad fue de 1/50, para captar algo de luz ambiental (lo explico luego) y una sensibilidad iso de 400.

Al situar la cámara en posición elevada, me permitió colocar un flash justo por debajo, digamos a la altura de los objetos. El flash llevaba una pequeña ventana de luz acoplada y se disparaban de forma remota mediante los Cactus V5. Esto me permitía poder situar el flash en varias posiciones y probar diferentes iluminaciones.

Luz ambiental, flash o todo lo contrario

La mesa sobre la que situamos los dispositivos está situada delante de la puerta de la terraza, por donde nos entraba una gran cantidad de luz natural. Aprovechamos esto de inmediato, incluso acercamos la mesa un poco más a la puerta de la terraza para asegurarnos de que nos llegaba toda la luz a todo nuestro set. Decidimos pasar las cortinas ya que sin ellas se producían algunos reflejos indeseados. La cortina actúa como un difusor de la luz del sol permitiendo aprovecharla al máximo a la vez que evitamos los reflejos directos de la luz del sol.

Decidimos añadir un poco más de luz mediante un flash. La combinación de ambas luces nos proporcionó suficiente luz para realizar la toma permitiendo que todos los elementos estuvieran lo suficientemente iluminados.

La decisión fue entonces marcar una velocidad un poco más lenta (1/50s) para permitir captar la luz natural de la ventana, a la vez que captabamos la luz del flash. Recuerda que cuando disparamos con flash, la velocidad de obturación no tiene ninguna influencia en la exposición el flash....pero ¡SÍ en la luz ambiental! ¿Recuerdas en término "dragging the shutter"? De esta forma, una obturación deja entrar suficiente luz ambiental hasta el sensor, así como permite la entrada de la luz del flash debido a la inmediatez de su destello.

Resultado final

Finalmente sólo me queda invitaros de nuevo al blog de Roger dónde se ha usado la imagen que encabeza este post. Roger está organizando un concurso de presentaciones creativas y los productos que ves en la foto son ¡los PREMIOS!. Os animo desde aquí a participar.


Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico

Vacaciones 2013

// Comentar

foto de Jasoon en Flickr
Llegado el verano, es tiempo de un merecido descanso. Me voy de vacaciones unas semanas así que volveremos a la carga en septiembre con más artículos sobre el apasionante mundo de la fotografía. Te deseo unas felices vacaciones a ti también y que aproveches este tiempo para hacer fotos, muuuchas fotos!


Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico

Cinco aspectos a destacar cuando usamos cámaras analógicas antiguas como la Werlisa

// 2 comentarios
Detalle de cámara analogica Werlisa


Tras sacarle el polvo a la Werlisa, llega el momento de cargársela al hombro y salir a hacer fotos. Bueno, primero de todo, debemos cargar el rollo de película. Para aquellos que no se acuerden, ese rollo de película fotográfica que permite 12, 24 o hasta 36 exposiciones y que debemos cargar en la cámara antes de ir a hacer fotos...

Os cuento como esta yendo hasta ahora la experiencia y de las cosas que he tenido que tener en cuenta, sobretodo porque la Werlisa es una cámara en la que todos los controles son manuales. Efectivamente, todo, y quiero decir absolutamente TODO en la Werlisa es manual. Esto sin duda le da cierta gracia al hecho de disparar con esta cámara ya que realmente hay que pensar en todo antes de ni siquiera pensar en lo que uno quiere captar. Vamos a verlos uno a uno:

1 - La exposición

El primer reto con esta cámara es saber los ajustes para obtener una exposición correcta, ya que, ¿lo adivinas? esta cámara NO tiene exposímetro. Es decir, no hay forma de saber si vamos a captar la cantidad justa de luz. Como comentaba en una entrada anterior, mi padre llegó a establecer unos ajustes que le funcionaban en casi todas las ocasiones basado en la experiencia y la práctica de disparar con la cámara.

Para solucionar este problema yo hago una trampa. Utilizando las nuevas tecnologías y una fantástica app del teléfono móvil, mido la exposición de la escena que quiero tomar y ese es el ajuste que aplico en la cámara. Esto lo hago una única vez y a partir de ese ajuste juego un poco. Por ejemplo, puedo partir de unos valores iniciales de f5,6 1/60 en una zona sombreada y cerrar un par de pasos, por ejemplo f8 1/125 en una zona soleada. Si cambian las condiciones de luz, por ejemplo, pasamos a una zona de interior, entonces vuelvo a medir para no ir totalmente a ciegas. Más o menos este es el procedimiento que he adoptado. De la sensibilidad no me preocupo porque la ISO es fija a 100 ya que es la que marca la película.

2 - El enfoque

Claro, no íbamos a pensar que en esta cámara iba a haber un "autofocus". Efectivamente tampoco existe. El enfoque se ajusta mediante un dial situado en la parte anterior del objetivo. Esto de nuevo requiere cierta disciplina ya que no tengo costumbre de enfocar manualmente. Estoy seguro que alguna foto saldrá totalmente desenfocada ya que en alguna ocasión seguro que me he dejado el dial en una posición incorrecta. En situaciones de planos generales y jugando con aperturas de f5,6 o f8 tampoco es demasiado preocupante ya que la profundidad de campo es la suficiente como para que el ajuste del enfoque no sea tan importante. Sin embargo en otras tomas como en algún retrato en primer plano con una apertura más amplia, f2,8 por ejemplo, estoy seguro que vamos a sufrir.

El dial se ajusta en función de la distancia hasta el sujeto a fotografiar, pudiendo variar desde 1m hasta infinito. De nuevo, se requiere cierto grado de disciplina y recordar que estamos usando una cámara analógica sin controles automáticos.

3 - El disparo

También es destacable en esta cámara el hecho de tener la "palanca" de disparo situada en un lateral del objetivo. Es decir, no hay un "botón". El tener una palanca hace que sientas como mucho más palpable la acción de bajar el obturador. Como comentaba anteriormente, este mecanismo, por decirlo de alguna forma, no es el mejor para evitar el efecto que la trepidación provoca en la imagen. Al accionar la palanca movemos en exceso todo el conjunto, y claro, este movimiento se transmite también a la imagen final. Seguro que voy a notar este efecto y obtendré imágenes ligeramente borrosas. De nuevo, las tomas de primer plano y las que se hayan disparado a una velocidad más lenta van a ser las más afectadas.

4 - Selección de la toma

Una cosa de la que me estoy dando cuenta cuando, de nuevo, usas una cámara analógica es de lo selectivo que uno se vuelve con el sujeto al que fotografiar. Puesto que por un lado el procedimiento para ajustar la cámara y ponerse a disparar es ya en si mismo laborioso, y por otro que uno dispone de 36 oportunidades por carrete, hacen que uno se lo piense mejor en el momento de disparar. Surgen preguntas del tipo ¿será este un buen encuadre? ¿realmente vale la pena hacer una foto ahora o mejor más tarde? ¿Es este un buen fondo o debo moverme un poco? Esto, quieras o no, hace que uno piense antes de ponerse a disparar, lo cuál creo que es bueno. De esta forma aprendes a seleccionar y a no volverse loco accionando el disparador.

5 - La falta de inmediatez

El no poder ver el resultado de la toma de forma inmediata hace que desaparezca el proceso de prueba y error al que estamos tan acostumbrados en la era digital. Aquí no podemos ver si la imagen va a quedar movida, está bien expuesta o si simplemente alguien ha cerrado los ojos. Hay que esperar a acabar el carrete para llevarlo a revelar y al cabo de unos días ver el resultado. Por supuesto, hay que recordar los ajustes que han usado ya que, por supuesto, no van a aparecer escritos en ningún fichero (jeje). Con todo esto el proceso de aprendizaje que uno tiene en el mundo digital cuando puede ver el resultado de inmediato se pierde claramente al tener este tiempo de espera hasta obtener la foto revelada en el mundo analógico. Muy romántico, lo admito, pero poco instructivo

Conclusión

Disparar con una cámara analógica antigua como la Werlisa de mi padre es una experiencia muy enriquecedora. A pesar de lo que uno pudiera pensar, aprendes tomar decisiones de como ajustar tu cámara, a seleccionar tu sujeto con más detenimiento y a determinar el momento adecuado para una toma. Por otro lado, el hecho de no poder ver el resultado de la toma de forma inmediata hace que no podamos retroalimentarnos con el resultado final producto de nuestras decisiones cosa que va en contra del proceso de aprendizaje.

Seguiremos informando del proceso. Todavía tengo medio carrete por usar!!


Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico

Evenia Olympic Park

// Comentar
Habitación en Evenia Olympic Park

Finalmente os presento el cuarto hotel que aparece publicado en Google Fotos de Negocios dentro del Evenia Olympic Resort de Lloret de Mar. Este, el Olympic Park, es un hotel que estará en plena renovación este invierno. La intención de la cadena es cambiarle la cara a las habitaciones dotandolas de un aire más fresco y moderno. Justo el día de la sesión de fotos en el Resort tuve la oportunidad de visitar la habitación piloto de esta próxima reforma y así tuve la ocasión de ver la propuesta de la cadena para este hotel. La foto que encabeza esta entrada pertenece a esta habitación piloto.

Como siempre aquí traigo el recorrido virtual del hotel. Esta vez iniciamos el recorrido en la zona del "Mini Club", el área de recreo para los más pequeños, que está situado en este hotel. Espero que os guste!


Ver mapa más grande


Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico

Evenia Olympic Congress Center

// Comentar
Presentación en Evenia Olympic Congress Center

Recuerdo cuando visité por primera vez el Evenia Resort de Lloret de Mar que estuvimos hablando con Francesc, el director del resort sobre los recorridos virtuales a hacer, los espacios que deberíamos incluir etc. En un momento dado, enmedio de la conversación dijo: "Oye, deberíamos incluir el Auditorio ¿no?". Bien, ¿un Auditorio? pensé yo....buena idea ¡porque no!, vamos a verlo. Esperaba encontrar una sala en algún lugar del resort, pero lo que me encontré fue con todo un "Congress Center" capaz de albergar eventos para más de 600 personas. Wow! Evidentemente teníamos que incluir el Congress Center en Google Fotos de Negocios.

Sobre este trabajo guardaré un recuerdo especial por la implicación de todo el equipo del Evenia Resort en preparar la sala para la sesión de fotos. Cuando llegue aquel día recuerdo que el equipo estaba preparando el escenario y todo estaba aún por acondicionar. Unas pocas horas más tarde todo estaba impecable, perfecto para entrar a hacer las fotos. Desde aquí mando un fuerte agradecimiento a todo el equipo por su trabajo y dedicación.

Pues nada, te invito a dar un paseo virtual por el Evenia Olympic Congress Center con su sala acondicionada en modo auditorio. Espero que te guste.


Ver mapa más grande


Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico

Evenia Olympic Garden

// Comentar
Flor en el Evenia Olympic Garden


El Evenia Olympic Garden es el tercer hotel del Olympic Resort que aparece publicado en Google Fotos de Negocios. El Garden comparte instalaciones con sus hermanos el Palace, Suites y Park e incluso con este último comparte la recepción, de forma que la entrada principal de ambos hoteles está compartida.

Como ya va siendo habitual, te invito a dar un paseo por el recorrido virtual. Esta vez empezamos debajo de una palmera situada en la zona de la piscina. Si te apetece puedes subir a una de las habitaciones del hotel mediante el ascensor situado en el hall.

Espero que te guste!


Ver mapa más grande


Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico

Evenia Olympic Suites

// Comentar
Detalle de decoración en Evenia Olympic Suites

En una entrada anterior ya comenté que los amigos de la cadena Evenia me pidieron trabajar en el resort Evenia Olympic de Lloret y hoy presento el segundo de los hoteles que ha salido publicado para Google Fotos de Negocios; el Evenia Olympic Suites.


Disfrutad del recorrido que de nuevo me gusta empezar por el puente de la piscina. Podéis desandar todo el recorrido hasta pasar por el hall, llegar a la zona de ascensores y subir a una de las habitaciones situada en la cuarta planta tras atravesar un largo pasillo.


Ver mapa más grande



Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico

Evenia Olympic Palace

// Comentar
Barra de Bar en el Evenia Olympic Palace

De nuevo los amigos de la cadena Evenia me pidieron realizar una serie de recorridos virtuales para Google Fotos de Negocios en un resort, el Evenia Olympic Resort en Lloret de Mar, Girona. Es un complejo compuesto de cuatro hoteles además de un Congress Center. El primero que aparece publicado es el Evenia Olympic Palace, que destaca por su inmenso hall donde podemos encontrar una barra de bar y los accesos al Congress Center.

Me gustaría desde aquí agradecer a todo el equipo del Evenia Olympic Resort toda la ayuda y colaboración que me prestaron durante el día que estuve haciendo fotos. Me sentí como en casa y hicieron que el trabajo fuera muy agradable. Impresionante el trabajo que hicieron en el Congress Center...¡pero eso ya lo veréis en otra entrada!

Como siempre aquí os dejo el recorrido virtual, pero esta vez lo empezamos en un lugar muy peculiar: en uno de los puentes de las piscinas del resort. ¡Espero que lo disfrutéis!


Ver mapa más grande

¿Te has dado ya una vuelta por el hotel? ¿Has visitado el hall?


Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico

Desempolvando la Werlisa

// Comentar


Werlisa parte delantera

Recientemente he recuperado la cámara analógica de mi padre. La clásica Werlisa de producción española de los tiempos de la autarquía de los años sesenta. Haciendo una de aquellas limpiezas en la casa familiar, apareció en el fondo de un armario con su funda de piel, y al parecer, vivita y coleando. Da la sensación de que el obturador sigue haciendo su función así que he decidido darle una segunda vida.

Lo primero que hice es inspeccionar un poco la cámara llevado por la curiosidad de ver cómo funcionan los controles. Os hago un pequeño resumen de sus características. La Werlisa es una cámara que dispone de seis aperturas, f2.8, f4, f5.6, f8, f11, f16 y tres velocidades de obturación 1/30s, 1/60s, 1/125s además de un modo bulb que permite mantener el obturador abierto mientras tienes la palanca bajada.

Werlisa diales de control

Los diales de control de apertura, velocidad y enfoque se sitúan en los anillos del objetivo de 45mm fijo que monta esta cámara, y todos ellos son manuales. El de aperturas se acciona mediante una palanca dónde una pestaña indica la apertura seleccionada. De la misma forma, el dial de velocidades se acciona girando un anillo en la parte posterior. Como decía, no hay más que tres opciones para las velocidades de obturación. El dial de enfoque se sitúa en la parte anterior del objetivo, y permite enfocar desde un metro hasta el infinito. Incorpora también un dial (ahora ligeramente desajustado) que indica la profundidad de campo en función de la distancia a la que se enfoca y la apertura utilizada.


Werlisa palanca de obturación

El obturador se acciona mediante una palanca situada también en la parte delantera. Es decir, no existe un "botón" sino que es una palanca la que dispara el mecanismo. Desde el punto de vista de la trepidación, esto no es lo mejor claro está. Al tener que accionar una palanca, el movimiento que producimos simplemente por el hecho de accionar el obturador es notable y todo ese movimiento se va a transmitir a la imagen final.

Recuerdo a mi padre cuando, en algunas ocasiones me dejaba la cámara para hacer una foto, me decía: "no toques nada que así ya salen bien". Mi padre no estudió fotografía ni nada por el estilo pero con la experimentación y el uso de la cámara acabó deduciendo unos ajustes determinados que eran los que le funcionaban en casi todas las ocasiones. No sé cuales eran aquellos ajustes pero seguro que una fórmula mágica acabó descubriendo porque al final las fotos acababan saliendo!....bueno, de vez en cuando había un comentario del estilo "¡vaya! esta ha salido oscura".

Werlisa parte trasera

Hoy en día la tecnología digital ha eliminado todas estas barreras lo que ha permitido la explosión del fenómeno fotográfico y multimedia en general. Pero claro lamentablemente también nos lleva a que no experimentamos (ni creo que experimentaremos nunca más) el encanto de ajustar tu cámara con lo que tú crees que es correcto para obtener el resultado final unos días más tarde tras llevar tu película a revelar.

Tras una limpieza con un poco de alcohol y mucho cuidado he comprobado que la cámara no está en mal estado. La peor parte es la de la parte posterior del objetivo dónde se ha creado un poco de óxido que llega a obstruir parte de la óptica. No he conseguido quitarlo así que ahí se han quedado las manchas, por lo que muy probablemente las fotos que obtenga tendrán irremediablemente alguna mota. No importa. Creo que le puede dar un toque más vintage a las imágenes. El visor tampoco está en su mejor momento. Empieza a estar translúcido, imagino que el paso del tiempo ha hecho mella haciendo que tome un tono verdoso y con un cierto difuminado. Total que la imagen a fotografiar toma un aspecto vintage nada más mirar por el visor.

Pues nada, ya he cargado la cámara con la película que por cierto está caducada. No tenía ni idea que un rollo de película pudiera caducar. Sigue sin importar, veremos que sale de todo esto.

Seguiremos informando de mis experiencias con la Werlisa de mi padre. Seguro que a él le hubiera hecho mucha ilusión y me hubiera contado alguna de sus batallitas de cuando en este o en aquel viaje hizo unas fotos estupendas...
Un petó papa.


Suscríbete a mi lista de correo para recibir cómodamente los artículos del blog por correo electrónico